Mostrando todos los resultados 12

-28%
 59,95  42,95
-33%
 30,00  20,00
 43,00
 9,00
Agotado
 15,00
-31%
 10,90  7,50
-20%
Agotado
 49,95  39,95
-10%
 49,95  44,95

 

¿Qué es el BDSM o Fetish?

Este término se ha dado a conocer todavía más tras la saga 50 Sombras de Grey, despertando la curiosidad todavía más a miles de personas.

Las siglas BDSM abarcan prácticas sexuales y eróticas como: Bondage. Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo. Es importante que sepas que se suele confundir con el ”sadomasoquismo” y que este término proviene de los psiquiatras para definir el gusto y placer por el sexo en este ámbito poco reconocido.

¿Es malo que me guste este tipo de prácticas?

Sin duda alguna: NO rotundo. Todas las personas practicamos en distintos niveles parte de lo que engloba el BDSM casi sin darnos cuenta. Por ejemplo al jugar con tu pareja y no dejar que haga nada o se mueva hasta que lo digas tú (dominación), atarle las manos suavemente o vendarle los ojos (bondage); y así con muchas más prácticas sexuales habituales.

Si siempre te ha llamado la atención este mundillo, no es nada malo, ya que para gustos colores. Y además ciertas practicas están relacionadas con poder sentir una elevada dosis de placer. En Byplay queremos que sepas todo sobre el BDSM, sigue leyendo para descubrir más.

¿Cómo empiezo a practicar BDSM?

Adentrarte en este mundillo con tu pareja de juegos ya sea la habitual o no, es sencillo pero tiene ciertos matices que debes tener en cuenta para hacer que la experiencia sea lo más real y placentera para ambos.

Tener un contrato BDSM con tu pareja es la parte más esencial, por muy raro que te parezca ya que redactar ciertas pautas a cumplir por ambas partes y firmar dicho contrato de dominación-sumisión, es el punto principal además de poder llegar a ser muy excitante.

Debéis marcar vuestros límites en cuanto a lo que queréis o no hacer y hasta donde llegar. Hablar sobre vuestras fantasías eróticas etc. Podéis incluso añadir colores a vuestra experiencia cuando lo llevéis a la práctica. Por ejemplo: decir rojo cuando ya no puedas o no quieras más de lo que estás haciendo.

Podéis poner tantas normas y castigos por no cumplir dichas normas como os apetezca, es muy importante tener una buena comunicación en pareja en todo momento.

Lo más importante es que sepáis ambos hasta donde queréis llegar en el mundo del BDSM  antes de empezar y por ello siempre recomendamos que experimentéis con juguetes o complementos más básicos o para principiantes. Así podéis descubrir vuestros gustos poco a poco y mejor.

Por último, si ya tienes más claro qué es el BDSM y cómo quieres empezar, debes determinar qué rol prefieres tener. Puedes ser sumisa o dominante, o combinar ambas. Que no te dé miedo que un rol te guste más que el otro, ya que hay personas que están hechas o prefieren ser dominantes por su personalidad o actitud, o pueden decidir ser sumisas sin que sea algo malo. Tanto si te gusta ser dominante como sumiso/a, no significa que seas sádico/a o masoquista. Es un simple juego que llevando todas las pautas correctamente, no tiene por qué afectar a tu personalidad ni a quién eres.

Consejos para empezar en el BDSM

Si has decidido libremente que te gustaría probar este tipo de practicas y tienes claro qué rol te gusta más, te recomendamos que empieces por la B de bondage.

Bondage implica sujeción, en castellano: ataduras. Es la principal y la más extendida incluso en personas que no van más allá. Por ello recomendamos siempre empezar por lo más simple y básico.

Tanto si te atan para jugar con o sin esposas, te atan o atas a alguien a la cama o a una silla, agarras las muñecas o brazos inmovilizando, todo esto es bondage aunque no lo supieras. Te recomendamos empezar por juguetes suaves y que no hagan daño tanto si son más simples como si son algo más complejas.

No te olvides de aplicar con tu pareja ciertas normas, sobre todo para pasar al siguiente nivel del BDSM: dominar y someterse. Como por ejemplo usar los colores que os mencionábamos anteriormente. Un ejemplo todavía más claro es en una de las escenas de 50 Sombras de Grey cuando Christian le decía a Anastasia que, si volvía a morderse el labio, le daría unos azotes. Podéis poner tantas normas como os apetezca. Y crear los castigos que más os exciten: azotes, usar una fusta, atar a tu pareja a la cama con unas esposas, causarle un poquito de dolor con las pinzas para los pezones

Punto final: Masoquismo / Sadismo

¿Se puede sentir placer a través del dolor? Esta es una de las preguntas que abarca muchas dudas y lo cierto es que está demostrado que muchas personas que sienten placer con el dolor es porque nuestro cerebro segrega hormonas para apaciguar cuando sentimos dolor y si al mismo tiempo disfrutamos de ello, aumenta el placer. ¿Acaso no disfrutas de mordiscos o de que te agarren fuerte las piernas, la cintura..etc?.

Todo el mundo tiene una parte sumisa y dominante dentro y depende de cada uno sacarlo más o sacarlo menos. Nunca está demás remarcar que este conjunto de técnicas se da de forma sana y segura siempre y cuando haya consenso y consciencia de los sujetos involucrados.

Conclusión: Disfruta del BDSM cómo y cuándo quieras. No eres menos por gustarte dichas practicas y no vale la pena cohibirse de ellas si tanto te encantan. En Byplay queremos romper con todos los tabúes y estereotipos, sobre todo con los que hay en relación a estas prácticas.

¡Disfruta con ganas y sin miedo!